fbpx Saltar al contenido

La importancia de comer fruta y verdura de temporada.

Fruta y verdura ecológica

¿Qué se cultiva en invierno en España?

¿Qué verduras y hortalizas ecológicas se pueden plantar en invierno?

¿Por qué es mejor comer fruta y verdura de temporada?

Si miramos hacia atrás a lo largo de los años, no encontraremos fresas durante todo el año ni naranjas, tomates o coles en las secciones de frutas y verduras de los supermercados. Todos estábamos esperando a la próxima temporada para poder comer nuestra fruta o verdura favorita.

Hoy, a diferencia de lo que pasaron nuestros antepasados, podemos encontrar productos que se ofrecen en cualquier época del año. Puedes comer mandarinas en junio y castañas en marzo. Nuestras elecciones de alimentación y consumo a la hora de elegir qué comer y qué no comer no solo influyen directamente en la demanda de lo que podemos encontrar en el mercado, sino también en el medio ambiente. Depende de nuestras decisiones si el impacto es negativo o positivo.

7 Razones por las que elegir fruta y verdura ecológica de temporada

Debemos de recordar que, elegir fruta y verdura de temporada a la hora de hacer la compra es apostar por un mundo más sostenible, económico y saludable. Y por ello, en Ecocentro te damos las 7 principales razones por las que elegir este tipo de alimentos.

  1. El consumo de frutas y verduras de temporada contribuye a cuidar el medio ambiente.

Al optar por alimentos que no lo son, tenemos que tener en cuenta que estos han necesitado mayor cantidad de fertilizantes al forzarse su producción, lo que contribuye a una importante degradación del ecosistema.

  1. Apoya la economía local

Los alimentos de temporada son alimentos que se cultivan y producen cerca de donde vivimos, tienen las mismas condiciones ambientales y no necesitan ser importados del extranjero. Por lo tanto, su preferencia promueve el desarrollo y la economía de los productores nacionales, y al mismo tiempo, el crecimiento económico y social de nuestro país.

3. Fuente necesaria de nutrientes.

Nuestro cuerpo necesita diferentes nutrientes según la temporada del año en la que estemos, y al comer alimentos de temporada, le estarás dando a tu cuerpo exactamente lo que necesita. Por ejemplo, los alimentos de verano son ricos en vitamina A y tienen un alto contenido en agua, lo que los hace ideales para proteger la piel de los rayos solares y potenciar su hidratación. Por el contrario, los alimentos de invierno son ricos en vitamina C que nos ayuda a compensar los falsos rayos del sol y a reforzar nuestras defensas.

  1. Previene la aparición de enfermedades

Un estudio publicado en el Journal of Public Health Nutrition de Cambridge University confirmó que comer verduras de invierno protege mejor contra el cáncer y comer verduras de verano previene enfermedades cardiovasculares, por lo que siempre es bueno aprovechar los alimentos de temporada para ayudar a prevenir enfermedades del corazón, proteger la salud y evitar diversas enfermedades.

  1. Mayor y mejor sabor, olor y color.

Los alimentos de temporada saben mejor, tienen un aroma agradable, son generalmente saludables y son más atractivos a la vista. Su frescura e intensidad de color nos hacen querer consumirlo más, obtener beneficios adicionales y llegar más fácilmente al consumo mínimo recomendado. Además, si optas por los ecológicos aprovecharán todas sus propiedades sin las desventajas de los tóxicos.

  1. Precio más económico.

Los productos fuera de temporada suelen importarse de zonas o países lejanos. Como consecuencia, su huella de carbono y precio es mayor. Sin embargo, optando por productos de temporada reduces la huella de carbono de los alimentos y además ¡ahorras!

  1. Son más ecológicos.

Si tus frutas y verduras no son de cultivo ecológico, es probable que contengan residuos químicos de pesticidas o fertilizantes. Pero el uso de fertilizantes y pesticidas sintéticos se vuelve aún más necesario si se cultivan de forma contraria a la naturaleza, lo que obliga a los cultivos a crecer fuera de temporada, cuando el clima es desfavorable.

Si compras directamente a un agricultor orgánico o una tienda de alimentos orgánicos, seguro que siempre te proporcionarán frutas y verduras de temporada.

Elabora más y mejores conservas.

Puedes hacer conservas caseras con frutas y verduras de temporada y aprovecharlas aún más para que puedas seguir disfrutando de estas frutas y verduras durante el resto del año cuando termine la temporada.

Y lo harás sabiendo que te has beneficiado de ello en el mejor momento del año ¡y al mejor precio!

Cómo aprovechar las frutas y verduras ecológicas de temporada para disfrutarlas durante todo el año. 

Como hemos visto, podemos aprovechar aún más las frutas y verduras de temporada sacando más partido a estos alimentos y disfrutando de ellos durante todo el año. 

El desperdicio global de alimentos representa más de 1/3 de toda la comida que se produce a nivel mundial y genera el 10% de la emisión global de gases de efecto invernadero. Los purés son una forma rápida, fácil y muy práctica de aprovechar todos los nutrientes de los alimentos, aún cuando ya no conservan su color original.

Una idea de conservación fácil, rápida y además “zero waste” es hacer un puré reconstituyente ecológico. Es muy sencillo. simplemente pelamos, limpiamos y picamos o cortamos todas las verduras, las ponemos en una cazuela con un poco de aceite de oliva virgen extra, un poco de sal y cocinamos un poco. Cubrimos de agua y dejamos cocinar a fuego suave unos 20 minutos. Pasado este tiempo comprobamos que las verduras están tiernas y trituramos muy bien con la batidora.  A la hora de servir, podemos decorar con fruta, frutos secos o incluso un chorrito de aceite de oliva virgen extra y un poco de cebollino picado.

Para su conservación, lo podemos envasar al vacío. Al terminar de hacer el puré, simplemente lo echamos hirviendo dentro de un bote de cristal (sin dejar enfriar el contenido y sin llenarlo al completo) y lo cerramos con fuerza. Dejamos enfriar y listo. El proceso de vacío se habrá completado cuando los envases alcancen la temperatura ambiente.