Retiros Emilio Carrillo
Festival Mantras Junio 2018
Solgar
Facebook Twitter Youtube
Sigue a Ecocentro en las redes sociales

Novedades

Novedades y promociones de Ecocentro

Blog Ecocentro: Meditar o no meditar.

27/Abril/2018

Cada vez hay más críticos a la utilización instrumental por parte de occidente de las prácticas meditativas del oriente. Acusan al mindfulness y, también se podría decir del yoga, de haberse convertido en una droga espiritual; que su práctica es para buscar un bienestar y un calmar la ansiedad que este loco sistema de producción y consumo produce en una gran parte de la población mundial sin ir a las raíces de nuestro infortunio. Y que esa intrumentalización descontextualiza un método que debería estar inserto en un corpus de sabiduría, que no busca una eficacia psicológica sino la liberación de todos los condicionamientos que nuestra mente nos impone como velos que ocultan la verdad de la auténtica naturaleza de las cosas.

Dicen los críticos que con esa descontextualización que, también en muchos casos propicia que se olvide la dimensión virtuosa que debe acompañar a toda práctica meditativa,  se puede convertir en la nueva herramienta de dominación por parte del sistema capitalista, que sigue explotando y exprimiendo la vida de los trabajadores, pero les da una sesión de meditación con la consigna de que el estrés es producto de su incapacidad para aceptar la realidad tal cual es y hacerles volver al puesto de trabajo -desde el que se decide, quizá, una nueva deforestación en el amazonas-, con una anestesia moral producto de una mala interpretación de que la  ausencia de juicio en el momento que se medita, por ejemplo en la respiración, es trasladable a la vida propia.

Carentes de juicio los sedados ejecutivos de las grandes multinacionales, con serotoninas y endorfinas que producen bienestar recorriendo sus circuitos bioquímicos abortan cualquier atisbo de rebelión contra las injusticias laborales, que son las que generan el estrés, en la mayoría de sus trabajadores y en ellos mismos, pues la “aceptación radical” se ha convertido en un lema mal entendido e incluso instrumentalizado por los departamentos de recursos humanos, como una consigna que permite justificar las injusticias laborales y económico-sociales que el mundo actual de la empresa ejerce sobre todo dominio social y natural.

Leer más

Compartir en:
Noticias relacionadas
Club Ecocentro

Club Ecocentro

19/Mayo/2017

Qué es el Club Ecocentro Lanzamos el Club Ecocentro para asociarnos con otras empresas y pro...